Sepa qué Televisor comprar…

Todos los consejos que necesitas para no equivocarte en tu compra del Televisor prefecto.

Comprar una televisión no es una tarea fácil, ni mucho menos sencilla debido a la gran variedad de modelos disponibles. Por suerte, hasta que los televisores OLED tenga un precio razonable, la decisión de acota a LCD o Plasma.

A continuación, te ofrecemos alguna claves para que no te vuelvas loco a la hora de comprar tu nuevo televisor.

 1: ¿Plasma o LCD?

Cada una tiene sus ventajas, inconvenientes y variantes, por lo que antes de comprar conviene conocer sus aspectos básicos.

1.1: Qué es el Plasma y cómo funciona

Plasma es la tecnología más veterana dentro de los televisores de pantalla plana, que ha sabido evolucionar y solventar muchos de sus inconvenientes con el paso del tiempo. Su funcionamiento es muy similar a la de los televisores tradicionales de tubo (CRT).

Básicamente se trata de aplicar una pequeña corriente eléctrica a una mezcla de gases nobles “Neón y Xenón” alojados dentro de cada celda que componen los píxeles, lo que provoca el cambio de estado gaseoso a plasma y que finalmente aparezca el color.

En este proceso de cambio se libera energía que sirve para excitar el material fosforescente, que finalmente ilumina y colorea el píxel.

cómo funcionan los televisores de plasma

Pese a que muchos han intentado enterrarlos los televisores de plasma todavía siguen siendo una opción a tener en cuenta, sobre todo para cinéfilos y amantes de los deportes. Su aparente “declive” hace que puedan encontrarse modelos muy interesantes de gran formato a precios muy económicos.

1.1.1: Ventajas de los televisores de plasma

Al crear la luz de forma independiente para cada píxel su tiempo de respuesta es casi instantáneo, evitando el efecto ghosting. Son ideales para ver contenidos muy dinámicos, como el fútbol o las carreras de F1.

Su rango de contraste es muy alto, ya que cada píxel puede apagarse de forma independiente consiguiendo un negro absoluto. El uso de material fosforescente para generar los colores permite reproducir una gama de color mucho más amplio.

Además, sus colores son más cálidos, suaves y con un mayor parecido a la realidad. Otro punto muy importante es el ángulo de visión, no importa desde donde estés mirando.panasonic plasma

1.1.2: Desventajas de los televisores de plasma

Pese a que se ha reducido drásticamente con respecto a los primeros modelos, el consumo energético de los televisores de plasma es bastante elevado. Los mejores plasmas tienen una categoría energética C, cuando algunos LCD llegan a la máxima categoría A+.

Son más voluminosos, pesados y emiten una mayor cantidad de calor. Su calidad de imagen se degenera progresivamente con el paso del tiempo. Su superficie de cristal aporta mayor resistencia pero añade innumerables reflejos a la pantalla.

Además, hay que tener en cuenta el efecto burn-in o quemado. Se produce al dejar una imagen fija durante mucho tiempo en pantalla, lo que puede provocar que el fósforo se queme, dejando silueteada la imagen aunque cambiemos de contenido.

1.2: Qué es el LCD y cómo funciona

A diferencia de los televisores de plasma, las pantallas LCD no pueden crear la luz por sí mismas, siendo necesario recurrir a una fuente de luz artificial para poder formar las imágenes. Ésta puede ser de dos tipos: fluorescente (CCFL) o LED, ya comienzan a saber porque algunos LCD son mucho más caros que otros.

Los televisores LED no forman por sí mismo una tecnología de reproducción de imagen ya que su única diferencia frente a los televisores LCD CCFL reside en el uso de lámparas LED en lugar de fluorescentes, el resto del proceso de generación de las imágenes es exactamente el mismo y hace uso, en ambos casos de las pequeñas moléculas helicoidales, llamadas comúnmente LCD o cristal líquido, que mediante impulsos eléctricos cambian su orientación bloqueando o permitiendo pasar la luz.

Este proceso, multiplicado por cada uno de los píxeles, es lo que finalmente permite formar las imágenes.

cómo funciona LCD

Actualmente las pantallas LCD con retroiluminación CCFL se utilizan en televisores de precio reducido y pequeño tamaño, hasta 32 pulgadas aproximadamente. Eso sí, todavía es posible encontrar algunos modelos, comúnmente de marcas blancas, en grandes formatos.

backlight LCD

1.2.1: ¿LCD, LED EDGE?

Es el más habitual, presente en un 90% de los modelos. Las lámparas LED se ubican en el marco de la pantalla y su luz se reparte de forma más o menos homogénea por toda la superficie mediante el uso de reflectores.

Permite televisores mucho más delgados, ligeros y con un menor consumo energético, aunque presenta inconvenientes como las esquinas y bordes iluminados  o el efecto clouding, que se produce por una mala distribución de la luz que provoca zonas blanquecinas -muy similares a las nubes- por la superficie de la pantalla.

tipos de televisiones LED

1.2.2: LCD Full LED

Estos modelos cuentan con una matriz de lámparas LED, divida por zonas, que cubre toda la superficie de la pantalla. Cada zona puede controlarse de forma independiente pudiendo apagarse o encenderse de forma individual –en el caso de los LCD LED Edge la iluminación está encendida de forma permanente-.

Esto permite un mayor control de la imagen aumentando el nivel de contraste, ya se consigue un negro puro al poder apagar los píxeles y se disminuye el consumo energético aún más. Por contra, suelen ser modelos más caros y no tan estilizados.

LCD Edge vs LCD FULL LED

Ahora, una vez puesto en orden todas las posibilidades de la tecnología LCD, será más fácil comprender las ventajas y debilidades de los televisores LCD:

Ventajas de los televisores LCD

La principal ventaja de los televisores LCD es su menor consumo energético. Los modelos más avanzados LCD LED alcanzan la máxima calificación A+, incluso en grandes pulgadas.

Por norma, un LCD convencional consume un 25% menos que un plasma, frente al 40% de un LCD LED. Además, son televisores muy delgados, ligeros y fáciles de colocar, y existe una mayor variedad de pulgadas, que abarcan desde los formatos más pequeños hasta las pantallas de gran tamaño.

También sufren un menor número de reflejos en pantalla gracias a su superficie plástica mate.

calificación energética televisores
Inconvenientes de los televisores LCD

Mayor tiempo de respuesta, que se reduce en los modelos LCD LED de alta gama. Esto es debido a que no son capaces de producir la luz, lo que hace que en ocasiones se puedan percibir estelas de movimiento -efecto ghosting- en escenas rápidas.

También tienen menor ratio de contraste, frente a un televisor de plasma de las mismas pulgadas. En los LCD convencionales y LCD LED Edge, la iluminación siempre está encendida lo que hace que nunca se consiga un negro puro.

Suelen tener colores más fríos y brillantes, con un menor parecido a la realidad, y su ángulo de visión es limitado. En los modelos IPS de alta gama puede llegarse hasta los 178º, aunque lo habitual es que se aprecie la pérdida desde los 140º aproximadamente.

efecto ghosting y clouding
¿Y las pantallas IPS?

Aunque existen varios tipos de paneles LCD, actualmente los tipo IPS (In-Plane Switching) son los más utilizados para televisores de gama alta (para las gamas media y bajas se sigue utilizando los tradicionales paneles TN, más económicos).

En un panel IPS las moléculas de cristal líquido están alineadas de forma horizontal con respecto a la pantalla, en lugar de en paralelo, lo que aumenta el paso de luz favoreciendo un mejor ángulo de visión.

Además, la posición de las moléculas favorece un tiempo de respuesta más rápido y un bloqueo de la luz más eficiente cuando el píxel se encuentra apagado, lo que se traduce en una mejora del contraste.

2: ¿Qué tamaño de pantalla es el adecuado?
tamaño de pantalla adecuado para televisión

Aunque a todos nos gustaría tener una pantalla gigante en nuestro salón, no nos queda más remedio que ceñirnos a la realidad y optar por un tamaño adecuado a las dimensiones de la estancia donde queremos colocar la pantalla. Sabemos que es duro, pero, o cambias de casa, o no te quedará otro remedio.

Por suerte, los paneles Full HD 1080p han conseguido reducir las distancias de visualización. Incluso lo normal, al contrario de lo que se piensa, es que se tienda hacia unas pulgadas más pequeñas, ya que nos preocupa sentirnos demasiado abrumados por la pantalla, cuando la realidad es que –en muchos casos- se podría optar por una pantalla de mayor tamaño.

Dejando a un lado los problemas de mobiliario y obstáculos varios, la distancia mínima de visualización para un televisor Full HD formato 16:9 -según los estándares de la Society of Motion Picture and Television Engineers (SMPTE)- es de dos veces el ancho de la superficie de la imagen.

Aplicando esta regla tenemos que, por ejemplo, para un televisor de 50 pulgadas la distancia mínima sería de tan solo 2,25 metros desde la posición ideal de visionado(ubicada en línea recta desde el centro de la pantalla).

Aplicando un pequeño margen para facilitar el cálculo mental, podemos establecer una regla aproximada de unos 4,5 centímetros por pulgada para calcular la distancia mínima. La distancia máxima, también según la SMPTE, no debería exceder 5 veces el ancho de la pantalla.

Pulgadas Distancia mínima (m) Distancia máxima (m)
32 1,44 3,60
37 1,66 4,16
40 1,80 4,50
42 1,89 4,72
46 2,07 5,17
50 2,25 5,62
55 2,53 6,18
60 2,70 6,75
65 2,92 7,31

Otro factor a tener en cuenta, aunque mucho más complejo de aplicar, ya que no suele ser posible cambiar la posición óptima de visualización a nuestro antojo, es cómo influye la resolución del contenido sobre la distancia de visionando.

Como regla general, esta disminuye según aumenta la calidad del contenido. Para hacernos una idea, para la misma pantalla de 50 pulgadas del ejemplo anterior, la distancia óptimapara un contenido de televisión estándar 576p es de unos 4 metros, mientras que para una imagen Full HD 1080p se reduce hasta los 2,2 metros aproximadamente (un 45% menos).

Pero esto no es nada si lo comparamos con los poseedores de una pantalla con panel 4K nativo (2160p), que podrían llegar a situarse a menos de un metro para apreciar de forma óptima la imagen.

Antes de comprar un televisor, ten siempre en cuenta dónde vas a colocarlo y cuál es la distancia adecuada.

3: Mismo panel… ¿Mismo televisor?

Salvo que tu intención sea adquirir un televisor de pequeño formato, menos de 23 pulgadas, actualmente no merece la pena comprar un televisor con una resolución nativa inferior a 1.920×1.080 píxeles, máxime si se trata del televisor principal de la casa y cuando en un futuro cercano daremos el salto a los paneles y contenidos en 4K.

guia de compra de televisores

En este punto es importante desmitificar la leyenda sobre el origen de fabricación de los paneles LCD y Plasma. Como es conocido se pueden contar con los dedos de una mano los fabricantes de paneles LCD y plasma a nivel mundial, por lo que la mayoría de marcas no fabrican, si no que compran, los paneles que luego montan en sus televisores.

Esto hace que sea muy habitual, al igual que ocurría en su momento con los tubos de los televisores CRT, que televisores de marcas rivales compartan el mismo panel e incluso parte de su electrónica.

Esta información suelen estar sujeta a contratos de confidencialidad por lo que es complicado conocer la procedencia exacta de un panel, incluso es norma habitual que una misma marca utilice paneles de diferentes fabricantes según la gama de producto.

Pero ojo, aunque se utilice como argumento de venta, debes tener muy claro que el panel es una pieza más del conjunto, y que por si mismo no determina la calidad final del televisor.

Al igual que varios artistas pueden compartir lienzo sin que por ello el resultado sean cuadros idénticos, televisores que comparten un mismo panel no mostrarán las imágenes con la misma calidad.

Entre otros factores, la diferencia real la marca la electrónica, comandada principalmente por el procesador de imágenes y las tecnologías de la imagen asociadas (Perfect Pixel HD Engine, X-Reality, XD Engine etc.) que dependiendo del número de operaciones por fracción de segundo que sea capaz de realizar, conseguirá dotar a un mismo panel de imágenes más o menos fluidas y nítidas, independientemente del origen y la calidad del contenido.

guia para comprar una television

Hay que tener en cuenta que no se trata únicamente de mostrar las imágenes sin más, en la mayoría de ocasiones el contenido tiene una resolución menor a la del panel –es el caso de la señal de televisión convencional o el DVD- por lo que el televisor debe reescalar el contenido, un proceso muy delicado y complejo que sí que marca la diferencia entre marcas y modelos.

Además, para lograr mayor fluidez de movimiento en las imágenes, las marcas principales disponen de sus propios coprocesadores de imagen dedicados (Clear Motion Rate, Digital Natural Motion, Motionflow etc.) para inventar nuevos fotogramas que serán intercalados entre los fotogramas originales, hasta el máximo refresco que permita el panel, para conseguir un reproducción más fluida, sin saltos ni estelas de movimiento.

clearmotion televisor
4: Qué son los Hertzios

Otra punto importante que hay que tener en cuenta es la velocidad de refresco del panel. Es decir, el número de veces que es capaz de refrescarse la imagen por segundo, ya que limitará la capacidad del procesador para intercalar estos nuevos fotogramas.

Este valor se mide en hertzios y básicamente existen tres tipos de paneles según su tasa de refresco: 50, 100 ó 200 Hz. Debes tener esto muy claro, independientemente del empeño en promulgar valores surrealistas por parte de los fabricantes de 400, 600 ó incluso 1.600 Hz (Hertzios MCI, CMR, XR etc.), basados en cálculos propios logrados mediante software medidos en circunstancias ideales lejos de la realidad de nuestro salón.

Para una buena reproducción en 3D es necesario un panel de 200 Hz, lo que equivale a 100 Hz por cada ojo, ya que de lo contrario el parpadeo sería perceptible.

En resumen, una mayor tasa de refresco real permitirá intercalar un mayor número de fotogramas añadidos, mejorando la estabilidad y nitidez del contenido, aunque siempre debe ir asociado a un buen procesado de la imagen.

5: Televisores 3D… ¿Activo o pasivo?

Aunque por suerte la guerra entre marcas pasó hace un par de años, las tres dimensiones es una característica con la que tendrás de “cargar”, te interese o no, si piensas hacerte con un televisor de gama media/alta a partir de 32 pulgadas.

En los televisores actuales existen, dejando a un lado algún intento fallido de 3D sin gafas por parte de marcas como Toshiba o Philips, dos formas fundamentales de reproducir contenidos 3D: activo o pasivo.

Ambas alternativas están ligadas al uso de gafas y ofrecen resultados muy similares.

tecnologia 3d

El sistema de 3D activo se caracteriza por el uso de gafas especiales con baterías incorporadas que se sincronizan con el televisor mediante radiofrecuencia o Bluetooh.

Para crear la sensación tridimensional la pantalla es capaz de reproducir fotogramas completos a gran velocidad (como mínimo a 120 Hz) mientras las gafas bloquean la visión de uno de los ojos de forma alterna.

Este proceso se produce de una forma tan rápida que nuestro cerebro únicamente es capaz de percibir una única imagen, logrando el deseado efecto tridimensional.

tecnologia 3d en televisores

Ventajas del 3D activo:

  • Las imágenes se reproducen a la máxima resolución
  • Mejor definición

Desventajas del 3D activo:

  • Gafas más costosas e incómodas
  • Es habitual el parpadeo (Flickr) y las dobles imágenes (Crosstalk)
  • Es fácil perder la sensación 3D
  • Mayor fatiga visual

Por otro lado, con el sistema de 3D pasivo el televisor reproduce dos imágenes de forma simultánea, alternado horizontal o verticalmente cada una de las líneas que componen la imagen.

Es decir, si juntamos las líneas pares obtendremos una imagen, y si unimos las líneas impares logramos otra. Ambas imágenes son percibidas de forma independiente por cada ojo gracias a los cristales polarizados de las gafas que bloquean la visión de las líneas pares o impares en uno u otro ojo.

Luego será nuestro cerebro el encargado de fusionarlas creado el efecto 3D.

tecnologia 3d

Ventajas del 3D pasivo:

  • Gafas más económicas y cómodas
  • Menor fatiga visual
  • Sensación 3D más estable

Desventajas del 3D pasivo:

  • La resolución vertical u horizontal se reduce a la mitad dependiendo de la polarización utilizada (1920×540 ó 960×1080), lo que se traduce en una menor definición

Basándome en mi propia experiencia, el 3D es una opción con un uso extremadamente esporádico, por lo que lo que a no ser que tengas un especial interés por ella no debería ser un elemento determinante a la hora de elegir un televisor.

Si tuviera que decantarme por uno, me inclino claramente hacia el sistema pasivo. Pese a la menor definición, poco apreciable dada la elevada tasa de refresco, la sensación 3D resulta más estable, profunda, y mucho más relajada (incluso podemos tumbarnos para verlo, algo imposible en el sistema activo). Además es más económico, y no requiere ningún tipo de mantenimiento adicional.

Fuente: Consejos y guía definitiva para comprar una televisión – ComputerHoy.com
Compártelo Aquí: Email this to someoneShare on Facebook2Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn3Pin on Pinterest0Share on Tumblr0